Portada » PROBLEMAS EN EL EQUIPO: ¿CÓMO ENTABLAR RELACIONES CON EMPLEADOS “DIFÍCILES”?

PROBLEMAS EN EL EQUIPO: ¿CÓMO ENTABLAR RELACIONES CON EMPLEADOS “DIFÍCILES”?

by Donal Sandro Noblejas Huaman

Hola mi nombre es donal Sandro Noblejas Huamán de Lima Perú 🇵🇪 hoy vengo con otro artículo de emprendimiento y como siempre y en cada uno de ellos completamente solo y me agrada porque se aprende, y como siempre sin empresas, personas, familiares, ni el estado ni ningún tipo de ayuda cuidado con los estafadores solo en mis tiempos libres redactando jejeje, bueno ahí vamos.

Los empleados “difíciles” son, quizás, el flagelo del equipo de trabajo. Es difícil entablar relaciones con ellos, estas personas a menudo no quieren hacer concesiones, reaccionan violentamente a los comentarios o, por el contrario, chismean a sus espaldas. Este tipo de situaciones no contribuyen a la atmósfera ecológica dentro del equipo. En este artículo hablaremos sobre cómo entablar relaciones con colegas difíciles.

PROBLEMAS CON LOS COMPAÑEROS: SI EL EMPLEADO ES GROSERO

Es imposible entablar relaciones comerciales adecuadas con personas agresivas. Casi cada tarea o comentario genera una reacción violenta, con el espíritu de: “¿Por qué debería hacer esto?” Hay que perder el tiempo en explicaciones, que pueden desembocar en una escaramuza.

Los psicólogos creen que la agresión es una reacción defensiva ante una amenaza a la autoridad. Una persona prefiere mantener a raya a sus colegas si se siente bajo presión.

Muchos empleados prefieren evitar a la persona grosera. Esto lleva a que los altercados verbales se conviertan en la norma. Además, existe la posibilidad de que aumente el número de agresores en el equipo. En este caso, la retroalimentación se convertirá en un “arma” contra la agresión. Pero evite el “principio de bazar”: no levante la voz, no responda de manera grosera. ¡Lo principal es la tranquilidad!

“Cómo y por qué afrontar el síndrome del impostor en un entorno profesional”

Es importante mostrarle al empleado que el comportamiento agresivo es inapropiado. No te pongas a la defensiva. Por ejemplo, a la pregunta: “¿Por qué debería hacer esto?”, no responda: “Todos están ocupados” o “¡Yo lo dije!”. Pierdes tu autoridad como líder. Dé argumentos breves y concisos y diga que la conversación ha terminado.

Los psicólogos dicen que es mejor hablar individualmente con empleados agresivos. A las personas de mal genio les encantan los conflictos en público. Invita a tu colega a tu oficina, explícale con calma lo que quieres de él, qué tareas le estás planteando y por qué. Agradezca a la persona por su cooperación y dígale que aprecia su trabajo. De esta forma, podrás anular un posible estallido de ira.

¡No se puede seguir el ejemplo de empleados agresivos! Dígale a la persona que tal comportamiento es inapropiado. Por ejemplo: “Ese comportamiento no le queda bien a un profesional como usted”. Pero al mismo tiempo es importante mantener la calma, no responder con mala educación y, si el conflicto continúa, interrumpir la comunicación. Puedes fingir que estás distraído por el trabajo o irte a servirte un poco de agua, etc.

Los responsables de recursos humanos franceses recomiendan utilizar el método OPPV cuando tratan con empleados agresivos.

El objetivo es describir las experiencias y acciones del agresor. Una persona debe mirar su comportamiento desde fuera y comprender cómo se siente el interlocutor. Esto tiene un efecto aleccionador, le ayuda a cambiar de marcha y darse cuenta del problema.

EMPLEADO INSATISFECHO: RELACIONES LABORALES EN EL EQUIPO

Los gruñones son otro tipo de empleado tóxico. Estas personas siempre están insatisfechas con lo que sucede, se quejan, se quejan del clima, los jefes, los salarios y las tareas laborales. Esto socava la productividad del equipo, anula el estado de ánimo positivo y les impide abordar sus responsabilidades laborales con entusiasmo.

Como regla general, a estas personas les falta atención. Quejándose y refunfuñando, una persona intenta llamar la atención, sin darse cuenta de que está molestando a sus compañeros.

Prestar atención es el consejo de los psicólogos. Pídale consejo a la persona con más frecuencia, demuéstrele que valora su opinión. Lo principal es establecer límites para que un colega gruñón no piense que ahora puede culparte a ti de toda su negatividad.

“Renunciar y “no te preocupes”: valores que obstaculizan y ayudan en los negocios”

A veces, las conversaciones francas sobre el motivo de la insatisfacción de una persona ayudan. Quizás una actitud negativa ante una tarea laboral no sea más que una reacción defensiva ante problemas personales. Una persona puede tener problemas en su familia y, en lugar de hablar de ello con un psicólogo o su mejor amigo, arroja sus problemas a sus compañeros, disfrazándolos de eterna insatisfacción con los asuntos cotidianos.

RELACIONES ENTRE EMPLEADOS: SI UN COLEGA CHISMEA

Los chismes a menudo destruyen incluso a un equipo muy amigable. Los psicólogos aconsejan no participar en discusiones con otros empleados y superiores. Si se ve involucrado en una conversación y le hacen preguntas capciosas, intente llevar el diálogo en una dirección diferente. O puedes decir abiertamente: “No me siento cómodo hablando de esto”.

Si esa respuesta parece sencilla, entonces es mejor fingir que no comprende lo que se dice. No esté de acuerdo con los argumentos negativos de su colega. Su asentimiento silencioso puede ser visto como un apoyo al chisme. Entonces se volverá en tu contra y arruinará tu carrera o tu amistad con otra persona.

Los gerentes de recursos humanos a menudo encuentran relaciones tóxicas similares en sus equipos. Es importante recordar a los colegas que las conversaciones personales deben realizarse fuera de la empresa y que en el lugar de trabajo sólo se deben discutir tareas corporativas.

Si usted personalmente se convierte en objeto de chismes, entonces existen dos opciones para el desarrollo de los eventos. En el primer caso – ignorando. Demuestra que esto no te afecta, abstrae de la situación. La segunda opción es una conversación franca con un colega uno a uno. No sea personal, no insulte ni obligue a alguien a disculparse. Dígale que esta situación le resulta desagradable, intente averiguar los motivos de este comportamiento. Como regla general, después de esto, los chismes cesan o, al menos, no se discuten dentro del colectivo laboral.

PROBLEMAS EN EL EQUIPO: ILUMINACIÓN CON GAS EN EL TRABAJO

Gaslighting es un término que se refiere a cuando una persona tergiversa deliberadamente los hechos para que la otra persona parezca inadecuada. Es posible que esté familiarizado con una situación en el trabajo cuando presenta hechos y argumentos, pero un colega afirma que esto no sucedió o que está completamente mal, cuando se dice específicamente que “negro” es “blanco”. Este comportamiento se considera tóxico y abusivo y socava significativamente las relaciones de equipo.

En este caso, es importante mantenerse adecuado, tranquilo y no dudar de que tiene razón. Encuentre aliados en sus colegas o jefe, discuta la situación en casa con sus seres queridos y obtenga apoyo.

El jefe y el gerente de recursos humanos deben dejar de usar gaslighting de manera oportuna y brindar retroalimentación tanto al empleado tóxico como a su víctima. Es mejor realizar las sesiones informativas en privado para no agravar el conflicto y no aumentar el grado de tensión dentro del equipo.

PROBLEMAS EN EL TRABAJO: SI UN COLEGA CAMBIA DE OPINIÓN CONSTANTEMENTE

Un colega “camaleón” es algo común en un equipo. Estas personas pueden cambiar repentinamente de opinión, cambiar la situación a su manera, exponiéndolo a usted y a otros miembros del equipo. Una forma eficaz de trabajar con un colega es traducir por escrito las conversaciones comerciales clave. No dudes en tomar capturas de pantalla para demostrar que tienes razón en la disputa. ¡Esto es un seguro! Siempre tendrás argumentos convincentes para presentar a tu jefe u otros miembros del equipo.

RELACIONES ENTRE EMPLEADOS: SI UN COLEGA ES DEMASIADO SOCIABLE

Las personas extrovertidas, muy extrovertidas y conversadoras pueden convertirse en una molestia a la hora de trabajar. Especialmente si trabaja en condiciones de espacio abierto. Al mismo tiempo, una persona puede no ser completamente consciente de que ella es la fuente del problema y las molestias.

Las declaraciones duras pueden ofender a una persona amigable e incluso intrusiva. Por tanto, el humor se convertirá en la principal “arma” contra la locuacidad. Puedes decirle a un colega: “Me alegra mucho que me hayas extrañado, pero continuemos la conversación con una taza de café durante nuestro descanso”.

Di que tienes una tarea urgente de tu jefe y si no la completas bien y a tiempo, serás amonestado. De esta manera no mostrarás descortesía hacia la persona, sino que también establecerás límites personales. O quejarse de una migraña intensa o de un deterioro de su salud, disculparse y decir que hablará con un colega en otro momento. En el 90% de los casos, las excusas educadas funcionan.

Algunos empleados que trabajan en espacios abiertos usan auriculares. Así es como la gente demuestra que está muy ocupada y no tiene ganas de hablar.

RELACIONES CON EMPLEADOS “DIFÍCILES” DEL EQUIPO

No corregirás a una persona de ninguna manera, pero puedes establecer límites personales. Los psicólogos dan los siguientes consejos sobre cómo trabajar con colegas “difíciles”:

Cambia tu actitud ante la situación. Si no puede aceptar a una persona, reconsidere su visión del problema. Quizás un colega tenga problemas personales o de salud. No te tomes la negatividad como algo personal, abstraete de ella.
Cambia tus tácticas. Tome la iniciativa, inicie un diálogo con un colega en conflicto, dígale que no se siente cómodo con dicha comunicación o que no está de acuerdo fundamentalmente con sus acciones. No seas personal, habla correctamente y con calma. Si muestra agresión hacia ti, finaliza el diálogo.
No ignores los problemas. Cuanto más “cierres los ojos” ante una situación, más difícil será resolverla. No acumules negatividad dentro de ti. Esto tendrá un efecto negativo en la productividad laboral.
Intente llegar a un entendimiento con un colega “difícil”. Quizás la razón del conflicto y las constantes críticas o chismes sea el resentimiento oculto de una persona. Una conversación franca puede llevar a la esencia de la situación actual y encontrar una solución adecuada.
No fomente el comportamiento tóxico de los empleados. No intentes resolver los conflictos de otras personas y no te dejes involucrar en una disputa. Esto desperdicia tiempo y energía moral que podrían dedicarse al desempeño de funciones oficiales.
Exprese sus pensamientos de forma clara y directa. No tengas miedo de contarle a la persona sobre su comportamiento. Pero es mejor hacerlo en privado para que su colega no adopte una posición defensiva agresiva hacia usted y el resto del equipo.
Ojito ojito.

Autor Donal Sandro Noblejas Huamán

Lima Perú 🇵🇪

Sitio web verlista.com/blog

facebook.com/verlistaa

https://pe.linkedin.com/in/donal-sandro-noblejas-huaman

https://www.facebook.com/verlistarecursoshumanos?mibextid=2JQ9oc

You may also like

Leave a Comment

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
-
00:00
00:00
Update Required Flash plugin
-
00:00
00:00